Página de inicio > Recetas > Raviolis rellenos de Espinaca y Ricota
print

Raviolis rellenos de Espinaca y Ricota

¿Raviolis caseros? Nos son tan difíciles, con tan sólo un poquito de paciencia y nuestra masa base de pasta fresca, puede soportar cualquier relleno.

Como si fuera pasta fresca, hacemos la masa de los raviolis usando sémola de trigo duro, aceite de oliva, agua y un poco de sal. ¿Y el relleno? Con espinacas bien condimentadas y queso ricota suave, ¡quedarán realmente deliciosos!  Lo servimos con mantequilla y parmesano recién rallado. ¡Un plato para chuparse los dedos!

Ingredientes

Para 4 personas
   300 g de sémola de trigo duro
   1 cucharadita de sal
   5 cucharadas de aceite de Oliva
   150 ml de agua
   1 cebolla
   1 diente de ajo
   300 g de espinacas
   100 ml caldo de verduras
   100 g de queso parmesano
   250 g de ricota
   Un poco de harina para trabajar y extender la masa
   Perejil
   150 g de mantequilla
   Film transparente Albal®
Preparación
Preparación 60 min + Reposo 90 min + Cocción 2-3 min
Dificultad

Productos sugeridos

Preparación

Paso a Paso

  1. Para la masa de los raviolis, colocar la sémola de trigo duro en un bol y mezclarlo con la cucharadita de sal. Añadir 2 cucharadas de aceite de oliva y 150 ml de agua fría y amasar con la batidora eléctrica durante 1 minuto hasta obtener una masa suave. Formar una bola y untarla con una cucharada de aceite de oliva, luego envolverla en el film transparente Albal®. Dejar reposar por lo menos 1,5 horas (la masa también puede prepararse la noche anterior).
  2. Mientras tanto, pelar y cortar finamente la cebolla y el ajo. Lavar y secar la espinaca.
  3. Calentar 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén. Freír la cebolla a fuego medio durante unos 2 minutos. Añadir el ajo. Añadir el caldo y desglasar (dejar que se cocine a fuego lento durante 2 minutos hasta que el líquido se haya evaporado).  Añadir las espinacas y saltearlas hasta que queden tiernas.  Pasarlas a un bol y dejarlas enfriar completamente.
  4. Una vez las espinacas estén frías, escurrirlas bien en un tamiz, presionando para quitar el líquido. Cortar las espinacas y colocarlas en un bol. Rallar finamente 50 g de queso parmesano y añadir a las espinacas junto con el ricota. Sazonar con sal y pimienta y mezclar bien.  Cubrir el tazón con film transparente Albal® y refrigerar hasta que se vaya a utilizar.
  5. Amasar la masa de la pasta con las manos enharinadas sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinado hasta que quede suave y elástica. Luego extenderla y estirarla muy finamente (casi traslúcida) con el rodillo. Recortar círculos con un vaso (por ejemplo, un vaso de vino con un diámetro de aprox. 5cm). Coger el preparado de espinacas y ricota y poner una cucharadita en cada mitad de los círculos de masa.  Dejar aproximadamente un 1 cm del borde libre y humedecerlo con un poco de agua.  Colocar un segundo círculo encima y presionar los bordes con un tenedor, intentar que no quede aire entre los dos raviolis.  Ir colocando los raviolis rellenos en una superficie bien enharinada y cubrirlos con un paño hasta que se vayan a utilizar.
  6. Lavar, secar y cortar finamente el manojo de perejil. Rallar el resto del queso parmesano. Derretir la mantequilla en una sartén a fuego medio y dejarla dorar. Este proceso lleva unos 5 minutos.
  7. Mientras tanto, poner a hervir agua con sal. Una vez el agua haya hervido, introducir los raviolis rellenos y dejarlos durante unos 2-3 minutos a fuego medio. Pasado este tiempo sacar y escurrir. Colocar los raviolis en un plato, rociar con la mantequilla dorada y espolvorear con el parmesano rallado y el perejil picado.

Consejo Albal® 1

Si la masa se reseca durante su proceso y estiramiento, simplemente humedecerla con un poco de agua y amasarla hasta que esté de nuevo suave.

Consejo Albal® 2

Si te ha sobrado jamón, queso o vegetales y los cortas finamente, puedes utilizarlos perfectamente como rellenos de tus raviolis. ¡En esta cocina todo se aprovecha!

Receta Albal® Raviolis de espinaca y ricota, un plato extraordinario y además saludable.

Lo mejor para las sobras:

Si sobra masa, puede guardarla en el frigorífico hasta 4 días envuelta en el film transparente Albal®.

Los raviolis sobrantes, ya cocinados, pueden ser rociados con aceite y conservarse en el frigorífico en un tazón cubierto con film transparente Albal®. Al día siguiente, fríe en una sartén con un poco de aceite.

Recetas relacionadas

Así es como nos gustan las verduras: en un puré cremoso y picante

Enciende el horno y alegra tu día con esta deliciosa receta

Cocina fácilmente una de las recetas más populares de la dieta mediterránea