print

Croquetas de gambas al ajillo

Una receta Save Food con la que te chuparás los dedos

¡Dos platos en uno! Para que no tengas que decidir entre tus comidas favoritas. Y lo mejor, si te salen muchas croquetas, puedes congelarlas en una Bolsa de Congelación Albal® y freírlas otro día, la excusa perfecta para volver a disfrutar de este plato.

Ingredientes

Para 4 personas
   250 g de gambas frescas
   5 cucharadas soperas de harina
   3 cucharadas soperas de harina de maíz o maicena
   2 cucharadas de aceite
   2 cucharadas de mantequilla
   1 cebolla
   ½ litro de leche entera
   ½ litro de caldo de pescado
   Sal
   Pimienta roja
   Nuez moscada
Preparación
20 minutos
Dificultad

Productos sugeridos

Preparación

Para las gambas al ajillo

1 - Calentamos el aceite en una cazuela o sartén. Añadimos la pimienta roja.

2 - Pelamos diez dientes de ajos, los cortamos en rodajas y los añadimos a la sartén.

3 - Cuando los ajos comiencen a cambiar de color, añadimos las gambas y un poco de sal. Dejamos al fuego hasta que las gambas cambien de color (no más de un par de minutos).

4 - Las apartamos.

Para las croquetas de gambas al ajillo

1 - Ponemos el aceite en una sartén profunda y sofreímos la cebolla. Añadimos mantequilla y cuando esté derretida, incorporamos la harina.

2 - Una vez que veamos la harina tostada, incorporamos el caldo de pescado mezclado con la leche y reservamos una pequeña parte para disolver la Maicena. 

3 - Añadimos las gambas al ajillo cocinadas previamente y, sin parar de batir, incorporamos la Maicena disuelta en el caldo frío que habíamos reservado.

4 - En cuanto rompa a hervir, reservamos en un bol y cubrimos la mezcla con Film Transparente de Albal® y dejamos enfriar.

5 - Una vez frío se habrá formado una masa con la que hacemos formas de croquetas. Para ello cogemos porciones de masa, redondeamos, las pasamos por harina, posteriormente por huevo batido y, por último, por pan rallado. 

6 - Cuando tengamos todas las croquetas, podemos freírlas en abundante aceite caliente o guardarlas en Bolsas de Congelación de Albal® para freír otro día.

Iniciativa Save Food de Albal®

Truco SaveFood

Si te salen muchas croquetas, puedes congelarlas en una Bolsa de Congelación Albal® y freírlas otro día, la excusa perfecta para volver a disfrutar de este plato

Croquetas de gambas al ajillo

Recetas relacionadas

Cocina una receta sana y sin ensuciar demasiado

Prepara el paladar para este apetitoso plato de pollo

Un postre delicioso para alegrarte el día

Utilizamos cookies para asegurar el correcto funcionamiento del sitio web, por razones de marketing y análisis de alcance y para hacerlo más amigable con el cliente. Al continuar, expresas tu consentimiento para el uso de cookies. Para más detalles sobre esto, haz clic en "más información".