Página de inicio > Tips & Tricks > Congelar Zanahorias correctamente
print

Congelar Zanahorias correctamente

Las zanahorias se encuentran en muchas de las recetas de nuestro día a día. Pero también pueden congelarse. Aquí sabrás cómo hacerlo correctamente.

Las zanahorias se han convertido en una básico para nuestros platos. Cocidas, al vapor, sofritas, como sopa o puré, en una salsa cremosa o simplemente como guarnición. Con esta información podrás congelarlas y tenerlas siempre listas en el congelador para usarlas.

01. abril 2020, 12:01 Uh

PARA CONGELAR ZANAHORIAS NECESITAS:

CONGELAR ZANAHORIAS – PASO A PASO

  1. Preparar zanahorias. Antes de congelar las zanahorias, límpialas, pélalas con un pelador y córtalas al gusto: rodajas, cuadrados o palitos.
  2. Blanquea las zanahorias. Pon agua a hervir en una olla y añade las zanahorias previamente cortadas. Déjalas cocer durante 2 minutos. Sácalas con una espumadera o con un colador y colócalas en un tazón con agua muy fría, preferiblemente con hielo. Deja reposar las zanahorias durante 1 ó 2 minutos, y luego déjalas secar en papel de cocina. Este rápido enfriamiento conservará el color, sabor, aroma y dureza de las zanahorias, pero al escaldarlas, las enzimas se inactivan prologando así su vida útil en el congelador.
  3. Congelar las zanahorias. Coloca las zanahorias en una bolsa de Congelación Albal® o Congelación Herméticas Ultra-Zip® Albal®, saca el aire y ciérrala herméticamente. Introduce las zanahorias en el congelador.
  4. Vida útil de las zanahorias en el congelador.  Las zanahorias congeladas pueden conservarse durante 10 meses. Para asegurarnos de que las zanahorias no se te olvidan en el congelador, utiliza la app FoodSaver de Albal®, que nos recuerda de su consumición preferente. Las zanahorias pueden ser puestas directamente en la olla o la sartén y ser descongeladas rápidamente al cocinarlas o hervirlas.
Truco Albal® ¡Congelar Zanahorias!

Productos sugeridos

Esto podría interesarte también

Los pimientos son muy vistosos gracias a los colores que tienen, además están deliciosos y se pueden añadir a casi todos los platos. Lo mejor de esta verdura es que se puede congelar y tenerlos siempre en casa listos para consumir.

Tener que tirar el pan porque se ha secado o endurecido es molesto y no tiene por qué serlo. El pan se puede congelar muy fácilmente, ¡mira nuestros consejos!

El calabacín es muy versátil y está delicioso relleno, en crema, salteado o cortados en espiral como espaguetis. Si has comprado demasiado, ¡congélalos antes de que se estropeen!