Página de inicio > Tips & Tricks > Congelar Pimientos correctamente
print

Congelar Pimientos correctamente

Los pimientos son muy vistosos gracias a los colores que tienen, además están deliciosos y se pueden añadir a casi todos los platos. Lo mejor de esta verdura es que se puede congelar y tenerlos siempre en casa listos para consumir.

Congelar los pimientos es realmente fácil, ya que pueden ser congelados sin necesidad de escaldarlos ni cocinarlos previamente. En este consejo te contamos paso a paso cómo conservar los pimientos congelados.

24. abril 2020, 12:06 Uh

Lo que necesitas para congelar los pimientos:

Congelación de pimientos – paso a paso:

1. Lava y corta los pimientos.

Lava y seca los pimientos, quita el tallo y las semillas. A continuación, corta los pimientos en cubos, trozos o tiras.

2. Congelar los pimientos.

Pon la cantidad que consideres en una Bolsas de Congelación Albal® o en una Bolsa de Congelación Ultra-Zip® Albal® en función del uso que le des posteriormente. Te recomendamos congelar porciones más pequeñas ya que algunas recetas, como una sopa de verduras, solo necesitan pequeñas cantidades de pimiento. Retira el aire de la bolsa y ciérrala de manera que quede hermética. ¡Ya está el pimiento listo para el congelador!

3. Vida útil de los pimientos en el congelador.

Los pimientos pueden conservarse congelados durante 6 meses. Y para asegurarnos de que no se te pasa la fecha de consumición preferente, la aplicación FoodSaver de Albal® te recordará que debes consumirlo próximamente.

4. Consumir pimientos congelados.

Los pimientos congelados pueden ser usados directamente para cocinar o freír sin necesidad de descongelarlos previamente, únicamente conviene congelarlos con antelación si vas a consumirlos crudos.

Truco Albal®: ¡Congelar Pimientos en las Bolsas de Congelación Albal®!

Productos sugeridos

Esto podría interesarte también

Las zanahorias se encuentran en muchas de las recetas de nuestro día a día. Pero también pueden congelarse. Aquí sabrás cómo hacerlo correctamente.

Tener que tirar el pan porque se ha secado o endurecido es molesto y no tiene por qué serlo. El pan se puede congelar muy fácilmente, ¡mira nuestros consejos!

Los reposteros seguro que están familiarizados con este truco: El pastel está en el horno y sobra una clara o una yema de huevo. ¡Sí, claro que sí, la congelación es una posible solución!