Página de inicio > Tips & Tricks > ¿Cómo congelar la calabaza?
print

¿Cómo congelar la calabaza?

En la temporada de otoño, la calabaza vuelve a ocupar uno de los primeros puestos en nuestra lista de la compra.

Para que tu creatividad cocinando sea ilimitada, te mostramos diferentes posibilidades de cómo puedes congelar esta verdura de otoño y tenerla siempre a mano para cualquier receta con calabaza. ¿Qué es lo que no puede faltar en ningún menú en otoño? Exacto: ¡las exquisitas comidas a base de calabaza! Ya sea elaborada en un risotto cremoso, cocinada con una sopa caliente o a modo de guarnición recién salida del horno: nos encanta la calabaza en todas sus variantes. Desde la más clásica, la calabaza Hokkaido hasta calabazas más exóticas, pasando por la calabaza moscada, os enseñamos como conservar fácilmente este popular vegetal congelándolo para poder seguir disfrutándolo cuando pase el otoño.

02. octubre 2023, 11:30 Uh

Congelar la calabaza: ¡aquí te lo contamos!

La calabaza se puede congelar y conservar de diversas maneras. Si la guardas en prácticas porciones, podrás seguir preparando platos exquisitos incluso varias semanas después. Solo debes tener en cuenta algunas cosas. Aquí encontrarás dos prácticas opciones para congelar y preparar la calabaza:

 

Congelar la calabaza cruda

No todas las clases de calabaza deben pelarse antes de consumirlas. Por ejemplo, la piel de la calabaza Potimarrón o Hokkaido se puede comer sin problemas. Tampoco es necesario quitarle la piel para congelarla. Empieza sencillamente lavando bien la calabaza con agua caliente. Divídela en dos mitades y corta los extremos. Quita la pulpa y las semillas con una cuchara. Corta la calabaza en dados pequeños o en rodajas. Ponlos en una bolsa de congelación Albal® y métela en el congelador. La calabaza se puede guardar congelada hasta diez meses.

Congelar puré de calabaza

Si estás pensando hacer una sopa o una deliciosa salsa con tu calabaza congelada, también la puedes congelar en forma de puré. Prepara la calabaza cortándola por la mitad, quita la pulpa y las semillas y corta dados pequeños. Llena una cacerola con agua hasta una altura de unos 3 cm y añade los trozos de calabaza. Déjala cocer la calabaza unos 20 minutos removiendo de vez en cuando hasta que esté bien tierna. A continuación puedes hacer un puré fino con los trozos de calabaza utilizando una batidora. Deja que se enfríe, ponlo en una bolsa de congelación hermética Ultra-Zip® de Albal®, ciérrala herméticamente y ya puedes congelar tu puré de calabaza.

Truco/Consejo Albal® : Aprende a congelar correctamente la calabaza

¿Necesitas más inspiración para la temporada de calabazas? ¡Echa un vistazo en nuestra página web! Hay de todo para los fans de la calabaza, desde unos sabrosos ñoquis de calabaza o una crema de calabaza con toppings.

Y si ha sobrado comida puedes congelar los restos fácilmente. Con la aplicación Foodsaver® de Albal® siempre tendrás controlado tu congelador y sabrás en todo momento qué alimentos te quedan y cuándo es el momento de utilizarlos. ¡Así podrás disfrutar sin desperdiciar nada!

Productos sugeridos

Esto podría interesarte también

Antes de que los plátanos maduros terminen en la basura, los rescatamos y los congelamos. Los plátanos maduros son perfectos para batidos, helados o pasteles. ¡Congelar en vez de tirar es el lema!

Los pimientos son muy vistosos gracias a los colores que tienen, además están deliciosos y se pueden añadir a casi todos los platos. Lo mejor de esta verdura es que se puede congelar y tenerlos siempre en casa listos para consumir.

¿Quieres darle un toque original a tu próxima barbacoa?