Página de inicio > Tips & Tricks > ¿Se puede congelar el queso? ¡Sí! ¡Te contamos cómo hacerlo!
print

¿Se puede congelar el queso? ¡Sí! ¡Te contamos cómo hacerlo!

Ya sea en lonchas, en dados o rallado, la buena noticia es que: ¡el queso se puede congelar!

Así que no te preocupes si te sobra un poco de queso raclette o has comprado de oferta tu queso favorito y no lo has terminado. Envasados herméticamente, se pueden congelar prácticamente todos los tipos de quesos. Os contamos cómo podéis conservar vuestro queso y qué tipos de quesos son más aptos para congelar. ¿Qué es lo que no puede faltar en un delicioso gratinado, en una raclette o para picar viendo una peli? ¡Exacto, el queso! A veces pasa que cuando vamos al súper o vemos la sección de quesos de una tienda, no podemos resistirnos y compramos más de lo que realmente necesitamos. Desde el clásico gouda hasta el tan apreciado parmesano o el exquisito brie: en nuestro caso, el queso que sobra no acaba en la basura, sino en el congelador. Y todo lo que necesitas para disfrutar del queso más adelante son las bolsas de congelación Albal® y los consejos y trucos adecuados para congelar los restos de queso de la mejor manera. Aquí te contamos más:

28. febrero 2023, 15:58 Uh

Congelar el queso: ¡Aquí te lo contamos!

No todos los quesos son iguales. La textura y la consistencia de los distintos tipos se diferencian tanto como su sabor. Por eso es crucial emplear la técnica de congelación adecuada, para que la consistencia y el aroma se conserven incluso después de descongelar. Te contamos cómo puedes conservar congelados tanto quesos blandos como duros o semiduros con las bolsas de congelación Albal®.

Antes deberías saber que la textura del queso puede cambiar al congelarlo. Esto afecta sobre todo a las clases de queso con un alto porcentaje de agua. Por este motivo, los quesos blandos suelen cambiar más al congelarse y pueden tender a desmenuzarse ligeramente. Los quesos duros y curados tienen un porcentaje de grasa más alto y son los más adecuados para congelar.

Aquí encontrarás un resumen de cómo congelar y tratar los distintos quesos.

Congelar queso blando:

Dado que el queso blando, como p. ej., el brie, tiene un porcentaje de agua más alto, es más propenso a una quemadura por congelación. Por tanto es especialmente importante un envasado hermético. Nuestras bolsas de congelación Albal® te ayudan a proteger el queso de las quemaduras por congelación. Lo mejor es cortar el queso blando en lonchas finas que no se queden pegadas entre sí y se puedan descongelar en porciones fácilmente. El queso blando congelado es ideal para gratinados en el horno y cuando está derretido tiene un sabor irresistible si se pone en tostadas o sándwiches calientes.

Congelar queso semiduro:

Gracias a su baja humedad y a su alto porcentaje de grasa, el gouda y el edamer son especialmente aptos para congelar. Cortado en dados, tu queso semiduro favorito es perfecto para su consumo posterior y también en este caso puedes descongelar la cantidad que desees para disfrutarla directamente. ¡El queso congelado se conserva en el frigorífico hasta cuatro meses!

Congelar queso duro:

Si se trata de parmesano, grana padano o cheddar, lo más importante es: ¡congelar este tipo de quesos siempre ya rallados! de lo contrario podrían empezar a desmenuzarse en el congelador. Al estar rallados, no solo conservan su consistencia, sino que una vez descongelados están listos para utilizarlos y se pueden añadir perfectamente a gratinados y otras recetas.

    Truco Albal®: Cómo congelar queso

    EVITA EL DESPERDICIO DE ALIMENTOS

    Si todavía no te habías planteado congelar el queso sobrante, este es el momento perfecto para empezar. Así evitarás el desperdicio de alimentos y siempre tendrás una reserva de queso en casa.

    Para disfrutar el máximo de la experiencia, descarga nuestra aplicación gratuita Aplicación Foodsaver® de Albal®, que es perfecta para ayudarte a organizar tu cocina.

    ¿Estás haciendo la compra pero no sabes con seguridad si te queda suficiente parmesano en casa para hacer un delicioso gratinado? No pasa nada, gracias a la aplicación sabrás qué cantidad queda en tu frigorífico y desde cuando la tienes guardada con tan solo echar un vistazo a tu móvil. Además, nuestra aplicación Foodsaver® te envía un recordatorio cuando un alimento se acerca a su fecha de caducidad y es el momento de utilizarlo.

    El queso no es el único producto lácteo que se puede conservar durante mucho tiempo. ¿Has pensado alguna vez en congelar leche o mantequilla? ¡En nuestra página web te contamos cómo se hace!

    Si todavía no te habías planteado congelar el queso sobrante, este es el momento perfecto para empezar. Así evitarás el desperdicio de alimentos y siempre tendrás una reserva de queso en casa.

    Para disfrutar el máximo de la experiencia, descarga nuestra aplicación gratuita Albal® Foodsaver®, que es perfecta para ayudarte a organizar tu cocina.

    ¿Estás haciendo la compra pero no sabes con seguridad si te queda suficiente parmesano en casa para hacer un delicioso gratinado? No pasa nada, gracias a la aplicación sabrás qué cantidad queda en tu frigorífico y desde cuando la tienes guardada con tan solo echar un vistazo a tu móvil. Además, nuestra aplicación Foodsaver® te envía un recordatorio cuando un alimento se acerca a su fecha de caducidad y es el momento de utilizarlo.

    El queso no es el único producto lácteo que se puede conservar durante mucho tiempo. ¿Has pensado alguna vez en congelar leche o mantequilla? ¡En nuestra página web te contamos cómo se hace!

    Esto podría interesarte también

    El papel de horno es más versátil de lo que crees. Con la técnica adecuada, puedes convertirlo en moldes para magdalenas o cortarlo con la forma perfecta para que quepa perfectamente en un molde redondo. Aquí te explicamos cómo hacerlo:

    Aquí te mostramos paso a paso cómo congelar y descongelar correctamente boletus, champiñones y otros tipos de setas.

    Cocinar más cantidades y congelar por raciones es la mejor solución para ahorrar tiempo y dinero en la cocina. Pero si te da miedo que la comida se estropee, ¡sigue leyendo!