Página de inicio > Tips & Tricks > Pizza congelada casera: prepárala fácilmente para disfrutarla luego
print

Pizza congelada casera: prepárala fácilmente para disfrutarla luego

¡Todo el mundo conoce y adora la pizza congelada! Hecha rápidamente en el horno, está lista en un instante y es una crujiente solución en algunas noches de domingo.

Con nuestra receta, ahora puedes hacerla en casa y prepararla como más te guste. ¡Y no necesitas equipamiento adicional! Ya sea al final de un domingo de relax con los niños o cuando necesitas una cena rápida después de los preparativos de Navidad, de vez en cuando la mejor solución es una pizza crujiente recién sacada del horno. Y cuando nos entran las ganas de comer este clásico italiano también nos entra la prisa. ¿Qué puede haber mejor que una pizza congelada? ¡Exacto: una pizza congelada hecha en casa! Con esta receta puedes olvidarte de los productos congelados habituales y preparar fácilmente tus propias pizzas congeladas para tener de reserva. Te explicamos como hacer esta versión saludable de comida rápida

28. noviembre 2023, 09:32 Uh

Ingredientes para tres pizzas congeladas de unos 30 cm:

 

500 g de harina de trigo tipo 00

330 ml de agua fría

12 g de sal fina

2,5 g de levadura fresca

Preparación casera de pizza congelada

 

  1. Pon la harina en un bol y añade unos 300 ml de agua. Mezcla hasta que la harina haya absorbido el agua. A continuación, déjala reposar tapada durante 30-60 minutos en el frigorífico.
  2. Disuelve la levadura en el resto del agua y añade el líquido a la mezcla de harina. Amasa durante unos 15 minutos hasta que se vuelva bien suave. Una vez formada la masa, puedes añadir la sal y seguir amasando.
  3. Dale forma de bola a la masa de pizza y déjala tapada durante unos 15 minutos. Divide la bola en pequeñas piezas de masa. Cubre las piezas de masa con un paño de cocina y déjalas a temperatura ambiente durante alrededor de una hora.
  4. A continuación espolvorea un poco de harina en una sartén grande. Pon una pieza de masa y con las manos dale la forma de una pizza clásica con el borde algo más grueso. Pon la tapa de la sartén, calienta y cuece la masa de pizza a fuego medio hasta que haya subido bastante y la base esté ligeramente dorada.
  5. Tras unos 5 minutos de cocción, saca las pizzas de la sartén y cúbrelas con salsa de tomate.
  6. A continuación hornéalas durante 2 minutos a la temperatura máxima. Lo ideal son 210 grados de calor arriba y abajo.
  7. Saca las pizzas del horno y déjalas enfriar unos 20 minutos. Aderézalas con ingredientes deliciosos y el queso que prefieras.
  8. Ahora pon la pizza en una bolsa de congelación Albal® grande de 3 l, ciérrala con cuidado y métela en el congelador.
Consejo Albal®  : Pizza Congelada Casera

Si quieres preparar tu pizza casera y disfrutarla lo más fresca posible, deja que se atempere durante unos 20 minutos a temperatura ambiente y luego colócala en el horno a altura media y a 210 grados durante 8 o 10 minutos.

Consejo:

¡Al aderezar la pizza puedes dar rienda suelta a tu creatividad y componerla como más te guste! Utiliza, por ejemplo, verdura sobrante, diferentes clases de queso o jamón del último picoteo dominguero para crear tu pizza congelada personal y exclusiva.

Para que no se te olvide lo que tienes en el congelador, puedes descargarte nuestra aplicación Foodsaver® gratuita de Albal®. Incluso si estás fuera o haciendo la compra, nuestro ayudante de cocina digital te permite echar un vistazo a tu congelador, saber qué alimentos tienes congelados todavía y cuando es el momento de utilizarlos. Así sabrás siempre qué alimentos puedes descongelar próximamente para hacer recetas deliciosas con ellos. ¡Descárgatela y pruébala!

Productos sugeridos

Esto podría interesarte también

La carne picada también se puede congelar y así conservarse más tiempo. Nuestro consejo te dice cómo hacerlo correctamente y cuánto tiempo se puede mantener en el congelador.

Esta versátil verdura, típica del otoño, puede congelarse y almacenarse para su posterior consumo en muy pocos pasos.

Los pimientos son muy vistosos gracias a los colores que tienen, además están deliciosos y se pueden añadir a casi todos los platos. Lo mejor de esta verdura es que se puede congelar y tenerlos siempre en casa listos para consumir.