Página de inicio > Recetas > Patatas Hasselback
print

Patatas Hasselback

Patatas en abanico con mantequilla: suaves y cremosas por dentro y deliciosas y crujientes por fuera.

Le debemos las patatas Hasselback a un chef sueco que las sirvió en su restaurante Hasselbacken. Te damos las gracias por ello, ¡tack så mycket!

Ingredientes

Para 4 personas
   1,5 kg de patatas, preferiblemente medianas
   75 g de mantequilla
   sal
   Queso (por ejemplo, parmesano o cheddar), perejil o romero
   Papel aluminio Albal®
Preparación
Preparación 20 min. Horneado 60 min.
Dificultad

Productos sugeridos

Preparación

Paso a Paso

  1. Precalentar el horno a 200 °C de convección (220 °C de calor superior/inferior). Lavar y secar las patatas. Cortarlas en rebanadas finas pero sin que el corte llegue hasta la base de la patata, para que todas las rebanadas queden unidas a lo largo de la parte inferior de la patata, en forma de abanico. Puedes utilizar una cuchara de madera y colocar la patata sobre la cuchara y cortar en rebanadas finas utilizando un cuchillo afilado. También puedes consultar nuestro consejo al final de la receta. (Si a pesar de todo una patata es cortada hasta su base, no te preocupes que aún mantendrá su forma en el papel de aluminio).
  2. Derretir 75 g de mantequilla, agregar una cucharadita rasa de sal. Cortar el papel de aluminio Albal® en láminas. Colocar una patata sobre cada lámina y doblarla ligeramente (tipo cuenco), pero sin llegar a cerrarla completamente. Untar la patata con la mantequilla derretida y colocar cada paquete abierto sobre una bandeja de hornear. Si se desea, previamente, también puedes forrar la bandeja con papel de horno Albal®.
  3. Hornear las patatas Hasselback en el horno precalentado en la rejilla del medio, durante unos 50 minutos, untándolas una o dos veces con la mantequilla derretida intentando que ésta penetre entre las rebanadas.
  4. 10 minutos antes de que termine el tiempo de horneado, rellenar las patatas con pequeñas y finas rebanadas de queso o espolvorearlas con queso rallado. Hornear durante 10 minutos más. Antes de servir, espolvorear con perejil o romero picado, si así se desea.  Las patatas Hasselback saben muy bien con todo, ya sea solas con una salsa de hierbas, o con una ensalada, o como acompañamiento clásico de verduras, pescado y carne.

Consejo Albal®

Además de la variante de la cuchara de madera, hay otros consejos para cortar con seguridad (sin cortar la base) las patatas, por ejemplo:

Colocar las patatas entre dos tablas. Aquí, también, las tablas detienen el cuchillo y no llega hasta la base de la patata. O colocar dos palillos chinos a cada lado (a lo largo de la patata), y luego cortarlas, el cuchillo topará con los palillos, impidiendo que se corte la patata al completo. También se puede utilizar una brocheta, atravesando la base de patata en su forma horizontal y cumplirá con la misma función de no cortar la patata completamente.

Receta Albal®: Patatas Hasselback con queso y hierbas horneadas en papel de aluminio Albal®

Lo mejor para las sobras

Las patatas Hasselback sobrantes pueden conservarse en el frigorífico durante 1-2 días. Cortadas en rodajas, por ejemplo, pueden convertirse en patatas fritas rápidamente; simplemente freír en la sartén y obtendremos unas patatas crujientes y deliciosas.

Recetas relacionadas

¿Raviolis caseros? Nos son tan difíciles, con tan sólo un poquito de paciencia y nuestra masa base de pasta fresca, puede soportar cualquier relleno.

Atrévete a cocinar una receta típica de la gastronomía japonesa

Innova en tu cocina preparando esta receta como entrante o como primer plato