Página de inicio > Recetas > Pan de Remolacha
print

Pan de Remolacha

Aporta mucho colorido a la mesa y a la vista, y con finas especias perfectas para el queso y derivados. ¡está delicioso!

Este pan presenta un color rojo brillante de manera natural. La betanina es el colorante natural al que la remolacha debe su color. La remolacha hace que el pan se conserve fresco y jugoso durante bastante tiempo. Perfecto para las rebanadas con queso de cabra, cuajada o simplemente con mantequilla.

Ingredientes

Para 10 personas
500  g de remolacha (fresca o precocida y envasada al vacío)
200  ml de jugo de remolacha
1   cucharada colmada de mostaza
1   cucharada de aceite
50  g de nueces
1   manojo de tomillo (aprox. 8 g)
500  g harina de espelta (tipo 630)
1   cucharadita de azúcar
1   cucharadita de sal
1   sobre de levadura seca
   Papel de horno de Albal®
Preparación
30 min preparación + 60 min reposo + 30-35 min horneado
Dificultad

Productos sugeridos

Preparación

Paso a Paso

  1. Pela 500 g de remolacha fresca y córtala en finos cuadrados. Como truco, te aconsejamos usar guantes de cocina para evitar que se te tiñan las manos del color de la remolacha. Pon 200 ml de jugo de remolacha en un cazo. Añade la remolacha picada, ponlo todo a hervir y déjalo cocer a fuego lento durante 15 minutos. Añade una cucharada colmada de mostaza y una cucharada de aceite y haz un puré fino.   Aunque la remolacha fresca está más sabrosa, si usas remolacha precocida, ésta no necesita hervirse a fuego lento durante 15 minutos, simplemente lleva el agua a ebullición brevemente y luego prepara un puré con la mostaza y el aceite. 
  2. Tritura 50 g de nueces. Lava el tomillo y arranca las hojas de los tallos.
  3. Mezcla bien los 500 g de harina de espelta con 1 cucharadita de azúcar, 1 cucharadita de sal y 1 sobre de levadura seca. Añade el puré de remolacha caliente a la mezcla de harina y amasa todo con la batidora de mano durante 2-3 minutos hasta obtener una masa suave.
  4. Añade las nueces y el tomillo a la masa. Amasa todo de nuevo brevemente y haz una bola. Cubre la masa con un paño húmedo y caliente y deja reposar la masa para que suba en un lugar cálido durante 1 hora. 
  5. Forra una bandeja con papel de horno Albal®. Amasa brevemente de nuevo y vuelve a hacer una bola. Colócala en la bandeja de hornear y cúbrelo con un paño húmedo y caliente durante otros 15 minutos. Mientras tanto, precalienta el horno a 160 °C de convección (180 °C de calor superior/inferior).
  6. Haz incisiones en el pan de remolacha en forma transversal a unos 2 cm de profundidad. Espolvorea sal marina gruesa al gusto y espolvorea un poco de harina sobre ella (como decoración). Hornea en el horno precalentado durante unos 30-35 minutos. Para saber el grado de cocción, introduce un palillo o cuchillo en la masa, debe salir limpio, sin restos de masa.

Consejo Albal®

El queso de cabra le va muy bien, por ejemplo, un rollo de queso de cabra espolvoreado con miel y con tomillo.

Iniciativa Save-Food de Albal®

Truco Save Food de Albal®

Lo mejor para las sobras: el pan de remolacha se mantiene fresco durante varios días en la bolsa del pan o en una bolsa multiusos Zipper® de Albal® y también se puede tostar si es necesario.

Pan de remolacha en papel de horno Albal® con queso de cabra en la tabla

Recetas relacionadas

Joyas comestibles hechas de tu chocolate favorito. Rellénalo de forma sencilla y deliciosa para cualquier época del año.

Cocina al horno y al microondas sin ensuciar demasiado

Las moras, frambuesas y arándanos le dan a este postre un toque de color y un sabor excelente