Carpaccio de gambas

con tomate

portal/pics/recetas/37-carpaccio.jpg

Preparación

25 minutos + tiempo de congelación

El carpaccio suele elaborarse con carne o pescado. Se consume crudo y aderezado normalmente por un chorrito de limón. En esta ocasión vamos a utilizar gambas, para elaborar un plato diferente y original.

1.    Pelamos las gambas y retiramos la tripa negra del lomo. Las extendemos sobre una bandeja, las cubrimos con una capa de Film Transparente bien estirado y después, cubrimos con otra capa de film. Aplastamos con un rodillo o espátula para que quede más compacto y una vez hecho, lo congelamos.

2.    El Film Transparente Albal se adhiere perfectamente a cualquier envase, evitando la pérdida de humedad y la transferencia de olores. Su formato, más ancho, facilita su uso, cubriendo todos los platos de una sola vez. De esta forma, nos aseguramos que el carpaccio quede perfecto durante todo el tiempo de congelación.

3.    Pelamos los tomates. Para retirar la piel con más facilidad, damos un ligero corte en forma de cruz (sin cortar la carne) y sumergimos unos segundos en agua hirviendo. Una vez pelados, los cortamos muy fino y añadimos los demás ingredientes, exceptuando el limón.

4.    Sacamos el carpaccio del congelador y lo colocamos en el plato donde lo vamos a presentar. Lo rociamos con el jugo del limón y añadimos el preparado de tomate. Dejamos macerar durante 10 minutos, decoramos y servimos.

5.    Sugerencia de decoración: Utilizar limón en rodajas o en cuartos y alguna ramita de hierbas. 


Ingredientes

    • 250 gr de gambas crudas
    • 1 tomate rojo grande
    • 1 cucharada de kétchup
    • 2 gotas de salsa tabasco
    • Ajo
    • Perejil
    • Hierbas provenzales
    • Sal
    • Pimienta
    • ½ limón