Página de inicio > Tips & Tricks > Congelar y descongelar correctamente la levadura fresca
print

Congelar y descongelar correctamente la levadura fresca

¿Te ha sobrado levadura fresca? ¡No te preocupes! Puedes congelarla fácilmente y descongelarla de nuevo cuando la necesites. ¡Aquí te mostramos cómo hacerlo!

¿Se puede congelar la levadura fresca? ¡Claro que sí! Aquí te explicamos cómo congelar correctamente la levadura y todo lo que debes tener en cuenta al descongelarla. Rollitos de canela, berlinas o pan casero: ¡la levadura fresca nos permite hacer recetas maravillosas! Los panaderos y pasteleros experimentados están de acuerdo en que la levadura fresca es mejor para muchas masas que la levadura seca. Sin embargo, a menudo no necesitamos el cubito de levadura entero para nuestras recetas. Pero no pasa nada, ya que la levadura fresca se puede congelar y descongelar fácilmente con las bolsas de congelación herméticas Ultra-Zip® de Albal®. Las valiosas propiedades de la levadura se conservan incluso a las bajas temperaturas del congelador, siempre que la congelemos de forma correcta. Aquí te mostramos los consejos y trucos más importantes para congelar la levadura.

30. marzo 2022, 16:48 Uh

Congelar la levadura: ¿cómo hacerlo correctamente?

Cuando congelamos la levadura, es muy importante que lo hagamos en el envase adecuado. La levadura fresca debe envasarse de forma hermética para que no pierda su poder leudante. Por eso, te recomendamos utilizar las bolsas de congelación Ultra-Zip® de Albal®. Gracias a estas bolsas, congelar la levadura es increíblemente fácil. Aquí te explicamos cómo hacerlo correctamente:

  1. si divides la levadura en pequeñas porciones, luego te será más fácil descongelar la cantidad exacta que necesitas. Para ello, corta la levadura en trozos del tamaño que más te guste.
  2. Mete los trozos de levadura en una bolsa de congelación Ultra-Zip®. Asegúrate de dejar algo de espacio entre los trozos para que no se peguen al congelarse. Para evitar eso, te recomendamos nuestras bolsas de congelación Ultra-Zip® de 1 litro, ya que tienen mucho espacio en su interior y te permiten repartir todo perfectamente.
  3. Por último, saca con cuidado el aire de la bolsa, ciérrala y métela en el congelador. ¡Listo!

Consejo: utiliza nuestra aplicación Foodsaver® para saber cuándo has congelado la levadura y cuándo debes descongelarla y utilizarla de nuevo. Gracias a los prácticos códigos de las bolsas, puedes evitar el desperdicio de alimentos con un par de clics, ya que la aplicación te recuerda automáticamente cuándo debes consumir los alimentos congelados.

Trucos Albal®.: Congelar los cubitos de levadura en las bolsas de congelación Ultra-Zip®

Descongelar la levadura: ¿qué debes tener cuenta?

Gracias al cierre Ultra-Zip® integrado y a la práctica pestaña de apertura, las bolsas de congelación Ultra-Zip® son muy fáciles de abrir y cerrar. De esta forma, puedes descongelar únicamente las porciones de levadura que necesites.

Al descongelarse, la levadura puede cambiar su consistencia y ponerse líquida. Pero ¡no te preocupes!: esto no afecta a su capacidad de airear la masa y hacer que suba. La mejor manera de descongelar la levadura es ponerla en un recipiente pequeño, como una taza o un bol pequeño, y dejarla en la nevera durante toda la noche. ¿Te han entrado ganas de cocinar algo de repente, pero tienes la levadura congelada? ¡Sin problema! Si tienes prisa, también puedes añadir la levadura directamente del congelador al líquido caliente de tu masa y mezclarla inmediatamente.

¿Durante cuánto tiempo se puede mantener la levadura congelada?

Si has envasado la levadura fresca de forma hermética, puedes tenerla congelada hasta medio año sin que pierda su calidad. Sin embargo, si la dejas en el congelador durante más tiempo, puede llegar a perder su efecto. ¿Has tenido la levadura en el congelador durante más de seis meses o simplemente quieres asegurarte de que aún está perfecta para tu receta? Con una simple prueba, puedes saber si tu levadura sigue conservando todas sus propiedades. Llena un vaso con agua tibia, disuelve una cucharadita de azúcar en ella y añade un trocito de la levadura. Si la levadura flota tras unos dos o tres minutos, todavía está fresca. No obstante, si se queda en la base, no deberías utilizarla.

 

Puedes encontrar más ideas para almacenar alimentos, recetas deliciosas y consejos para evitar el desperdicio de alimentos aquí.

Productos sugeridos

Esto podría interesarte también

Con estos tres consejos para aprovechar la leche que te ha sobrado o que está a punto de caducar, ¡no volverás a tirar este preciado líquido por el desagüe!

El papel de horno es más versátil de lo que crees. Con la técnica adecuada, puedes convertirlo en moldes para magdalenas o cortarlo con la forma perfecta para que quepa perfectamente en un molde redondo. Aquí te explicamos cómo hacerlo:

Antes de que los plátanos maduros terminen en la basura, los rescatamos y los congelamos. Los plátanos maduros son perfectos para batidos, helados o pasteles. ¡Congelar en vez de tirar es el lema!